sábado, 11 de enero de 2014

DÍA 9, 10 Y 11. 3 X 1, LAS REBAJAS GRIPOSAS.

Tras el día de reyes, incluso antes, los carteles de rebajas inundan los escaparates de los establecimientos. Rivalizan con los de ofrecimientos para trabajar con sus tiritas con el número de teléfono, impresos con tinta de esperanza. En esta batalla gráfica no se cuál de ellos gana, porque cada vez hay menos comercios y más trabajadores ofreciendo sus servicios.
Estas rebajas coinciden, que es algo habitual por las fechas, con la primera gripe del año. Aunque los pasados también, a este año se le une a la gripe "biológica", la del bolsillo. Nuestras carteras han cogido este año una cepa muy virulenta. Se podría llamar la "gripe española", como la que asoló el mundo en 1918 y que tuvimos el dudoso honor de que fuese bautizada con nuestro gentilicio. Y eso que se ha demostrado que no tuvimos nada o casi nada que ver con su propagación. La diferencia entre la viral de entonces y la económica de ahora está en eso, en el adjetivo; no diré que somos los españoles (algunos) los culpables del cambio climático económico pero si que una gran parte de este desagradable pastel se cocino en nuestro país, en nuestra región, en nuestra ciudad.
Soy muy de refranes y de dichos; creo que, sobretodo los primeros, encierran mucha sabiduría por la experiencia que los ha forjado. Sobre lo de la enfermedad de la economía y sus culpables se podría aplicar uno: "Entre todos la mataron y ella sola se murió". Pero a los que generalizan sobre ello les diría que el arma la empuñaban unos pocos. La gran mayoría no tenemos espíritu de "psicokiller". Pero todos estamos condenados por homicidio.
La revisión de nuestra condena es dentro de un par de años a lo sumo. Preparemos bien nuestro alegato. 

miércoles, 8 de enero de 2014

DÍA 8. LA GRIPE Y LA NIEBLA.


Hoy no tengo muchas ganas de hacer fotos y escribir sobre la historia que me sugieren. Mi cuerpo y mi mente andan enzarzados en una pelea con un regalo de reyes en forma de bacilo. 
Al levantar la persiana y mirar al exterior me he dado cuenta de que el día también estaba en lucha. La niebla se empeñaba en no dejar pasar los rayos del sol. No era muy espesa pero tenia la suficiente densidad como para incomodar por no ver el horizonte. Parecía una representación de lo que estamos viviendo ahora.
Sabemos que la "cosa" esta mal y que un poco más allá seguirá así, pero ¿qué se esconde en la lejanía? No se ven, ni tan siquiera, nubes de tormenta. 
Para la gripe, por mucho que se empeñen algunos(¿interesados?), no valen los antibióticos. Es un gasto inútil de tiempo y dinero utilizarlos para luchar contra ella. Además, castigamos el cuerpo con su uso.
Existe un dicho sobre esto que dice más o menos:"la gripe dura siete días con medicamentos y una semana sin ellos". Así es, pero se pueden tomar algunas cosas para que alivien los síntomas como la fiebre, la tos...
Alguien se ha empeñado en atiborrarnos de penicilina pero nosotros seguimos con la nariz llena de mocos. Y sin pañuelo.

martes, 7 de enero de 2014

DIA 7. MI AMIGA LA GAVIOTA.


Cada mañana, cuando voy a desayunar, una de las primeras cosas que hago es poner un poco de comida para los pajaricos. No son míos. Son gorriones y algún verderón, que vuelan libres por el cielo de Águilas y que se han acostumbrado a piar en mi terraza para recordarme que tienen hambre. Y me gusta que me lo recuerden.
Desde hace un tiempo, una gaviota, muy lista ella, se posa cada mañana en el muro de mi terraza y observa mis movimientos. Cuando la miro, ella me grazna con un acompasado "pa-pa-pa-pa-pa", como queriendo decir: "aún no le has puesto nada a los pajaricos". Parece un acto desinteresado y honesto, pero me he dado cuenta de que no; en cuanto me pierde de vista, se baja a la mesa donde pongo el comerdero y se llena el buche. Si alguna vez la pillo infraganti, salgo y la echo de allí. Cualquier parecido con la realidad humana es pura coincidencia.
Desde la reflexiva protagonista de  "Juan Salvador Gaviota  hasta las que anidan encima de mi casa y me atacan, tengo cierta relación de amor odio con las gaviotas.
No se, pero por momentos, le estoy cogiendo cierto cariño a este ave que, cada vez más, se pasea por mi terraza como si fuese suya. Es posible que me haya dado el "síndrome de Estocolmo". 
Y creo que no soy al único.

lunes, 6 de enero de 2014

DIA 6. UN DIA ESPECIAL


De niño, como para todos los niños educados en está tradición, este día siempre fue para mi algo especial; más que ningún otro. Hoy es el día de los niños y de sus caras de sincero asombro.
Y también es día de teatro. Si, ya lo sé, el día mundial del teatro es el 27 de marzo; pero ese día es el de las celebraciones y hoy es el de las representaciones.
Cuantos buenos actores se pierden los directores de casting por no visitar un hogar en un día de reyes: "Oh, que corbata más chula", "Aaaanda, que jarrón más bonito!","¡Que pendientes tan, tan...exóticos!","¡Bieeeen, calzoncillos, con la falta que me hacían!", ... Estas hipócritas explosiones de alegría se repiten una y otra vez, variando el regalo, en miles de hogares. Por eso hoy es día de teatro para mayores...y janglones. Un janglón es un adolescente que no puede disimular que ha dejado de ser niño debido a lo que ha crecido su cuerpo. ¿Alguien, siendo ya janglón, no ha seguido el "juego" a los reyes a pesar de saber su identidad y ha teatralizado su ilusión como si fuera un niño en una mañana como hoy?
Hoy en día, la enfermedad janglonera se ha extendido por toda nuestra sociedad. En cuanto un niño pierde la inocencia le ataca el virus. Lo malo es que muchos personajes se valen de ella para justificar sus acciones, sus incumplimientos, sus incapacidades, sus beneficios y otros muchos "sus" intolerables, queriendo defenderlos con su supuesta ingenuidad.
Un personaje que anduvo un tiempo por el país dijo: "Aquí hay teatro y del bueno"
Y nosotros, como buenos janglones, nos chupamos el dedo.
Viva el teatro. Y la inocencia también.

domingo, 5 de enero de 2014

DIA 5. UNA NOCHE DE MAGIA



Esta noche, tan señalada en el calendario, siempre me ha parecido eso, una noche de magia. Incluso después de que un infame mocoso y compañero de colegio intentase robarme esa magia, revelandome  la verdadera identidad de los tres ilusionistas. Aún así, ya sabido y resabido, la expectación por este día siempre ha seguido conmigo, ya fuese como ilusionado o como ilusionista. Es más, debería agradecerle al revelador del truco el haberme dado la oportunidad de convertirme en mago y poder iluminar caras con sonrisas. Me regaló una chistera de la que poder sacar conejitos blancos cual prestidigitador.
Hoy en día, en el mundo occidental, donde tenemos de casi todo menos memoria, nos olvidamos de que otros, en otros lugares lejanos y  también  cercanos, no tienen nada de nada. Hacen falta magos e ilusionistas que saquen de sus chisteras semillas de esperanza, eso que es lo último que se pierde, porque si no se plantan semillas, por mucho que nos esforcemos en mirar la tierra, jamás veremos brotes verdes.
Ah, la próxima vez que hagáis de magos, ilusionistas o prestidigitadores, fijaos bien en lo que metéis en la chistera cuando preparéis el truco, pues en lugar de un conejito puede que después nos salga un cerdito (a menos que sea una hucha llena de monedas) o un gran pavo.
Disfrutad de la magia.


sábado, 4 de enero de 2014

DIA 4. EL GRILLO...


Un grillo me comentaba anoche como iba a ser el día de hoy. Mi perplejidad al oirlo fuera de tiempo, muy fuera de tiempo, fue tanta que pensé que andaba grillando por mi cabeza (algo que me pasa de vez en cuando). Comprobé que efectivamente no se hallaba en mi; estaba escondido tras alguna planta.
Hoy, en el mercadillo semanal, me he dado cuenta de que el grillo me estaba avisando de que no sería un día normal. Una víspera de la noche de Reyes con 22º no es algo normal, ni tan siquiera por estos lares. 
Como si otros grillos tuviesen  anoche la misma misión y hubiesen avisado a los "mercaderes", gentes con experiencia de decenios, el mercado ha amanecido huérfano de muchos de sus puestos. Estas gentes saben mucho. De hecho deberían escucharles algunos ministros (todos). 
Esta noche buscaré al grillo avisador y trataré de convencerlo para que sea mi "Pepito Grillo". Muchos deberían hacer lo mismo aunque creo que con tan solo un grillo de la conciencia no tendrían suficiente porque, o la han perdido o, lo que es peor, nunca la han tenido.
Ah, atendiendo a mis infantiles cabañuelas, nos espera un largo y cálido verano. Y la luz por las nubes (las eléctricas están a la última en esto de la nube)
Buscad vuestro grillo. 

viernes, 3 de enero de 2014

DIA 3. LEVANTANDO PERSIANAS...


Hoy, el día levantó su persiana a las 8 horas, 23 minutos y "nosecuantos" segundos. Y renació.
Y van 3. Señores pasajeros abrochense bien los cinturones pues esto va rápido. Tal vez deberían poner límite de velocidad a los días. 
Hoy es un día diferente. Hoy he dejado de pertenecer a una especie en peligro de extinción; ya no soy trabajador por cuenta propia (ni ajena). Hoy he pasado a engrosar la lista del limbo, porque habiendo sido autónomo, si no te inscribes en la oficina del SEPE, el antiguo INEM, es como si no existieses laboralmente. No formas parte ni de la estadística. Y quiero constar en acta.
Se me hace extraño. Pero no me quejaré. Al menos no mucho.
La vida es un continuo renacer y esa es la mentalidad a la que debemos aferrarnos. Como lo hacen los días. Y los años. Y toda la naturaleza.
Debemos estar siempre preparados para levantar nuestra persiana. Sea la hora que sea.